Tres tendencias tecnológicas que cambiarán la innovación en Latam

propiedad intelectual, patentes, economía, abogados, protección legal, innovación

Las Ciudades Inteligentes, el “internet de las cosas” y el afianzamiento del Big Data le darán a las empresas en América Latina un acceso a la información nunca antes visto. Cómo gestionarlo es la cuestión.

Una de las debilidades más destacables cuando se pretende realizar investigaciones cuantitativas en América Latina es el acceso a la información. Los ejecutivos y los consultores pasan días enteros tratando de acceder a la información para poder luego analizarla. Muchas veces esta información es estimada, ya que los datos empíricos son pocos y los modelos de análisis quedan “rengos” en su robustez.

Pero esto parece que comienza a cambiar. Tres tendencias que se van a consolidar en el 2014, a mi entender, van a hacer que la realidad sea otra. Estas tendencias son: las Ciudades Inteligentes, el “internet de las cosas” y el afianzamiento del Big Data. La combinación de estas tres tendencias le dará a las empresas en América Latina un acceso a la información nunca antes visto.

El gran volumen de datos se convertirá en información más rica. Toda esa información, casi en tiempo real, se transformará en conocimiento y este nuevo conocimiento, el cual se brindará a través de robustas plataformas de análisis predictivos, hará que las decisiones fluyan, con un porcentaje de riesgo muy pequeño.

Esto cambiará radicalmente cómo se toman las decisiones desde el management. Las mismas serán más analíticas, con mayor contextualización y con alta probabilidad de éxito. Pero todo esto traerá mucho riesgo a las empresas que no tengan profesionalizada la gestión de la innovación.

Los riesgos para la innovación

 ¿Por qué será riesgosa para las empresas que no tengan incorporada la innovación estratégica en su ADN? Porque se generaran una cantidad de ideas de negocios que serán muy difíciles canalizarlas y convertirlas en oportunidades de negocios viables para la empresa. Van a surgir ideas de negocios permanentemente.

 A medida que los datos, la información y el nuevo conocimiento comiencen a ingresar a las empresas, las ideas “explotaran” a lo largo y ancho de toda la organización. Entonces, cómo se hace para mantener ordenada esta ola de ideas innovadoras, aprovechándolas eficientemente y sin que la competencia gane esta carrera.

Profesionalizar la innovación

Un buen lugar para comenzar sería ayudar a los empleados a aprender cómo generar las ideas correctas. En diferentes investigaciones se constata que más del 95% de aquellos empleados que han presentado ideas en los diferentes estadios del proceso de innovación creen, están convencidos, que sus ideas eran sumamente exitosas. Por su parte, la realidad muestra, que el 88% de las ideas generadas por los empleados simplemente no son lo suficientemente buenas para ser implementadas a juicio de los ejecutivos.

Para solucionar esto, el management debe trabajar con los empleados para enfocar sus ideas, de manera que se ajusten más a los problemas estratégicos de las empresas (de mediano y largo plazo), brindándole capacidades y competencias para ayudar a centrarse en las ideas que tienen la mejor oportunidad de éxito.

 Al mismo tiempo, la gestión de la innovación debe incluir también un proceso de planeación para probar y validar de forma rápida los resultados deseados. La empresa e incluso los emprendedores internos, deben ser capaces de “matar” la idea a tiempo, entendiendo esto como un éxito del proceso. Por aquello de cometer errores, pero no equivocaciones. Un equipo de innovación que no tenga varios proyectos abortados debe prenderle luces de atención a la empresa.

 Por eso, las Ciudades Inteligentes, el “internet de las cosas” y el afianzamiento del Big Data si bien puede hacer estallar los procesos de innovación dentro de las empresas, también puede traer mucho riesgo para aquellas empresas que no tengan profesionalizado el proceso de innovación y emprendimiento corporativo.

Autor:  Diego Vallarino, director de Brexton Research

Artículo original en Forbes México.