Las cinco fases del emprendedor

¿En qué edad te encuentras como emprendedor? A las “edades”, también les llamo los “estadios”; pero me gusta más llamarle “Las fases del emprendedor”.
Hoy te las quiero mencionar, puesto que en cada una el entrenamiento, las necesidades, decisiones y realidades son diferentes.

La edad de los deseos
•  Deseas tener tu propia empresa. Deseas dejar ese empleo que ya no soportas.
•  Deseas y necesitas una fuente de ingresos porque estás sin empleo y piensas que tener un negocio propio es una buena idea; pero sigues buscando un nuevo empleo.
•  Deseas, pero no tienes ninguna idea de qué tipo de negocio emprender.
Estás en la Fase 1, cuidado te pueden pasar los años allí. Miles de emprendedores no pasan de esta fase, un día llegan a “viejos” y sienten que ahora es demasiado tarde.
El temor a emprender nunca las permitió salir a adelante.
Has visto a muchos hacerlo antes, estás viendo a muchos otros hacerlo ahora y sabes que también puedes lograrlo; pero no sabes qué tipo de negocios emprender, ni por dónde comenzar.

La edad de las ilusiones
•  Eres un verdadero emprendedor ¡Ya tienes una idea de negocios!
•  Esperas que tenga potencial de ganancias.
En esta fase le das forma a tu idea de negocios. Cada día que pasa estás más convencido, a veces ingenuamente de tu negocio. Tu entusiasmo y tu energía también. Quizás tengas varias ideas y debes elegir la mejor entre ellas.
No has comenzando por diversas razones: te falta capital, no tienes los conocimientos, no ha llegado el momento, tienes un buen empleo, tienes deudas que pagar, etcétera.
Miles de emprendedores no pasan a la acción.
Debes entrenarte en www.potencialdeganancias.com si tienes dudas y prepara te para elegir una idea de negocios ganadora”.

La edad de las realidades
•  Has abierto tu negocio.
•  Haz iniciado un nuevo proyecto.
Tienes menos de un año.
Felicidades. Ya emprendiste
Ya verás que el dinero nunca alcanza, aún si tu idea tiene potencial de generar ganancias, pasará un tiempo para que alcance el punto de equilibrio.
También le llamo la “adolescencia del emprendedor”, porque en esta fase maduras para convertirte de emprendedor a empresario.
Claro que los retos son enormes. El día a día se convierte en un continuo de toma de decisiones. Hay decisiones que son simples, rutinarias, no tienes mayor trascendencia; pero hay decisiones que serán determinantes en la historia de tu empresa.
Muere el 50% de las nuevas empresas en esta etapa.

La edad de las verdades
•  Ya pasó el primer año. No todo ha sido perfecto; pero si has pasado del mes número doce, es porque has hechos muchas cosas bien.
•  Ahora tendrás cuatro años más para consolidar tu negocio.
Durante este tiempo defines completamente el giro de tu negocio, consolidas tu cartera de productos o servicios. Decides si la ubicación de tus instalaciones es adecuada.
Consolidas la relación con una cartera de proveedores que pueden ofrecer las materias primas, productos y servicios en la calidad y precio que requieres.
Vas formando una cartera de clientes rentables a quienes tus gusta vender y te sientes complacido de trabajar para ellos.
También formarás un equipo de trabajo para tu empresa.

La edad en que te haces rico
•  También le llama la “adulto contemporáneo”.
•  Estás entregado completamente al desarrollo y crecimiento del negocio.
Se dice que del 50% de las empresas que logró sobrevivir al primer año, solo un 10% logran llegar exitosas al quinto año de vida.
Esta fase comienza a partir del quinto año, casualmente.
He mis treinta años como consultor [www.enriquemontenegro.com] he visto muchas empresas que pasan los cinco años, pero no generan ganancias, pasan los años siempre llenos de diversas dificultades. Quizás ventas millonarias, cada mes,  pero sin ganancias o con gravísimos problemas de liquidez.
En esta fase el empresario debe reforzar los controles en su negocio, muchas tareas tendrán ya que estarse delegando. El empresario debe dedicar su tiempo y energía a las tareas que generar valor, a los factores claves de éxito de su negocio. Aunque les fascine la producción, si el crecimiento está en las ventas tendrá que esforzarse en ventas y mercadeo. Si los productos han bajado de calidad, tendrá que regresar a producción y mejorar.
El control no es delegable; es una de las 5 grandes funciones del empresario y del gerente general de una empresa:
•  Planificación
•  Organización
•  Dirección
•  Coordinación
•  Control
Después de los cinco años el empresario debe estar seguro de que su empresa no esté en crisis y que las ganancias que pueda estar obteniendo realmente sean las que el tipo de inversión y el nivel de riesgo, exigen que generen.

Enrique Núñez Montenegro
Consultor de empresas

VIA: http://www.capital.com.pa/